consejos realistas para

Guia Empresarial

consejos realistas para que superes una crisis financiera personal

Los problemas de presupuesto pueden desencadenar una situación crítica. Lo cierto es que no todos están preparados para enfrentar una crisis financiera, ya que piensan que nunca les sucederá...Hasta que ocurre.Por eso, si estás atravesando una, es buen momento que comiences a analizar los motivos que la generaron y veas las alternativas para resolverla. Sigue estos consejos para salir de esta situación y evitar que vuelva a ocurrir.

La realidad es que no se puede prever fácilmente una crisis financiera, ya que muchos motivos la desencadenan: cambios en los hábitos de consumo; problemas de salud; cesantía; solicitar créditos que luego no se pueden pagar; o la aparición de cobros sorpresivos en servicios o productos financieros por falta de conocimiento.

Lo importante es no desesperar en estas situaciones, ya que, además de afectar el equilibrio financiero, las crisis también impactan a nivel emocional, bajando el autoestima. Como reseña el diario español Vanguardia, las circunstancias materiales efectivamente influyen en nuestro estado de ánimo.Ante esto, es importante que sepas actuar con calma y lo más consciente posible para salir de estas complejas circunstancias de la mejor manera y evitar así futuras crisis.

Entender el motivo que desencadenó todo

    No se trata de que te castigues por las decisiones financieras que te llevaron a caer en una crisis, lo importante es que asumas la responsabilidad para no volver a repetir los mismos errores.
  • Diferencia entre lo que deseas y lo que realmente te hace falta. Siempre que estés a punto de comprar algo, hazte la siguiente pregunta: ¿realmente lo necesito?
  • Considera los consejos de familiares y amigos que pasaron por una crisis. Recuerda la importancia de escuchar y valorar las opiniones y recomendaciones de los demás.
  • No asumas deudas que no podrás pagar en el futuro, ni mucho menos acudas a créditos para saldar las ya existentes; mientras más deuda acumules, agrandarás el agujero financiero con los intereses.

Conoce y ordena tus deudas

Una vez que tengas claros los motivos que te llevaron a una crisis financiera, es momento que organices tus deudas por orden de relevancia.Lo más recomendable es hacer una lista comenzando por las más urgentes, considerando no solo el valor reflejado en el estado de cuenta, sino que también sumando los intereses.Una vez que tengas claro este aspecto, acércate a tu ejecutivo comercial o banco a la brevedad para ver la opción de renegociar la deuda.

La renegociación o repactación de un préstamo es un proceso voluntario ante la institución financiera que te entregó el dinero y puede ocurrir en todo momento y cualquier razón; aunque hay tiempos y situaciones mejores que otros para hacerlo.¿No tienes claro qué hacer para repactar? Sigue los pasos que el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) aconseja para realizar este trámite de la mejor forma.

Mide tus gastos y organiza tus finanzas

Si no tienes claro qué haces con tus ingresos cada mes, es momento que ordenes tu presupuesto, especialmente si estás pasando por una crisis financiera.Recuerda que hay varias razones para crear un presupuesto que te ayude a organizar y manejar bien tus finanzas. Sus beneficios directos son:

Desde el momento que armas tu presupuesto, sabes en qué y cómo gastas tu dinero.Ofrece un panorama detallado sobre los gastos que sí puedes realizar y ajustar los que no.Puedes dar prioridad a los gastos realmente necesarios y dejar de lado los que no son urgentes.Ayuda a reducir o eliminar deudas al tener una planificación clara de tus ingresos.Facilita el ahorro mensual, permitiéndote armar un plan de ahorro concreto.Te ayuda a crear un fondo de emergencia para planificar tu presupuesto cuando surgen gastos inesperados.

Una vez que tengas listo tu presupuesto, puedes decidir qué hacer con tus deudas. Para conseguirlo, la manera más realista y concreta es que estés dispuesto a cambiar tus hábitos de consumo.Si bien no es fácil cambiar una costumbre de un día para otro, ya que implica un gran esfuerzo personal, lo importante es que te decidas a comenzar de una vez. Además, no demorarás mucho en acostumbrarte; el ser humano tiende a tardar 21 días en adquirir un hábito, según un estudio de Maxwell Maltz, autor del libro La Psicocibernética.

Esta investigación estudió a 96 voluntarios que eligieron una conducta habitual para cambiar, como por ejemplo, comer, beber o realizar actividades físicas durante 12 semanas. A lo largo de este estudio, finalmente se concluyó con que bastan 3 semanas para adquirir un nuevo hábito, siempre que te conecte con algo que realmente te motive, como señala la psicóloga y coach fundadora de Beecome, Mery Viñas.

Hay diferentes estrategias y herramientas que te ayudan a cambiar tus hábitos de consumo. Sin embargo, todas las personas tienen necesidades diferentes, por lo que la mejor opción es probar técnicas para ver la que mejor se ajuste a tu estilo de vida, recomienda el portal de educación financiera Finanzas Personales.